Imprimir

 

    Título otorgado: Maestro en salud mental de la infancia y la adolescencia
    Duración de la carrera: Dos años 
    Créditos: 88
    Plan: Semestral
    Mapa curricular: Descarga
    Facultad: Psicología
    Periodo de ingreso:  Agosto
    Fecha de creación: HCU 30 de junio 2016
    Fecha de última actualización:  5 de septiembre2016
    Contacto del Coordinador:
Directorio
    Sitio web
Ir a sitio web

 

 

Objetivo General:

Preparar profesionistas en la realización de investigaciones que aporten elementos para la transformación de las prácticas en salud mental de la infancia y adolescencia haciendo énfasis en la prevención, con una posición ética y de respeto hacia los derechos de los niños, niñas y adolescentes. 

Perfil de Ingreso:

El y la aspirante a la Maestría en Salud Mental de la Infancia y la Adolescencia deberá contar con una licenciatura en psicología, educación, trabajo social, enfermería, sociología, o en áreas afines, con un promedio mínimo de 8.0, y un marcado y demostrable interés en formarse en el ámbito de la investigación, en especial en salud mental infanto-juvenil.

 

Perfil de egreso:

Para el egreso del programa el estudiante deberá dar cuenta de haber desarrollado las siguientes competencias:

Las mismas serán evaluadas en el marco del proceso de aprendizaje a lo largo de los 4 semestres por medio de la aprobación de los créditos, la presentación de avances, la defensa de su investigación, el trabajo con sus pares, maestros y asesores, su desempeño en la actividad de seminario permanente. El estudiante egresado de este programa de posgrado será capaz de:

Conocimientos

Contará con: Habilidades

Dará cuenta de: Actitudes

Y será portador de: Valores

Campo laboral:

Pensamos el campo de la salud mental como un espacio en el que se desarrollan prácticas sociales y humanas heterogéneas en sus metodologías, técnicas y teorías. Partimos de asumir que salud mental no es un campo teórico sistematizado, ni tampoco un cuerpo de prácticas homogéneas. Consideramos que la falta de una coherencia epistemológica y metodológica lleva a sus agentes a una dispersión y heterogeneidad de sus prácticas que, en general, se sostienen sólida e inquebrantablemente en sus disciplinas de origen, lo que les impide la integración de sus saberes a otros dentro del mismo campo. El campo de la salud mental convoca y agrupa a dichas prácticas a partir del constructo mental, sin embargo, reconoce y da lugar a los procesos subjetivos inherentes a la salud y enfermedad. Asimismo, reconoce el rol que juegan los espacios sociales en los que se generan y resuelven las problemáticas que aborda.