Título otorgado:
 Licenciatura en Gestión y Desarrollo de Empresas Sociales
Duración de la carrera:  4 años
Créditos:  366
Plan:  Semestral
 Mapa curricular:  Descargar
Facultad:  Contaduría y Administración
Periodo de ingreso:  Agosto
Fecha de creación:  24 de Abril de 2008
Fecha de última actualización:  
Contacto del Coordinador:
Directorio
Sitio web
Ir sitio web


 

Objetivo general:

Formar profesionales que sean agentes de cambio con liderazgo innovador y creativo en la alta dirección de empresas cooperativas u otras figuras asociativas del sector social de la economía, a través de los proyectos productivos que contribuyan a satisfacer las necesidades de la sociedad.

 

Perfil de ingreso:

Para poder ingresar a la Licenciatura en Gestión y Desarrollo de Empresas Sociales, el aspirante debe reunir los requisitos académicos establecidos por la Universidad Autónoma de Querétaro, que es el poseer Certificado de Bachillerato.

Adicionalmente también se deberán cumplir con los requisitos que establezca en su momento la Facultad de Contaduría y Administración.

El aspirante deberá mostrar interés y aptitudes compatibles con las características de la carrera, de las que se destacan las siguientes:

  • Responsabilidad social con sentido solidario.
  • Espíritu creativo y dinámico.
  • Liderazgo.
  • Facilidad y habilidad en el trato personal para el logro del trabajo de persuasión, colectivo y participativo.
  • Capacidad para la toma de decisiones.
  • Análisis y actitud crítica ante la realidad local, regional y nacional.
  • Disposición para ayudar a sus semejantes.
  • Disponibilidad para desarrollar su práctica profesional en el ámbito rural y urbano.
  • Interés por el conocimiento interdisciplinario para poder integrarlos en sus propias aspiraciones, en función de un beneficio social para el bienestar de la comunidad.

 

Perfil de egreso:

Es importante señalar que esta propuesta también se ha analizado y preparado de acuerdo a estándares internacionales, en cuanto al Desarrollo Curricular por Competencias.

En ese sentido, se han analizado las propuestas referidas tanto por el Proyecto Tuning-América Latina, el cual propone como competencias la “Combinación dinámica de conocimiento, compresión, capacidades y habilidades”, como las recomendaciones que al respecto establece la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que define competencias como la “Capacidad de articular y movilizar condiciones intelectuales y emocionales en términos de conocimientos, habilidades, actitudes y prácticas, necesarias para el desempeño de una determinada función o actividad, de manera eficiente, eficaz y creativa, conforme a la naturaleza del trabajo. Capacidad productiva de un individuo que se define y mide en términos de desempeño real y demostrando en determinado contexto de trabajo y que no resulta solo de la instrucción, sino que, de la experiencia en situaciones concretas de ejercicio ocupacional”.

Más allá de las conceptualizaciones, es claro que la competencia debe ser entendida como un elemento que integra aspectos que tienen que ver con conocimientos, habilidades y valores, es decir comprende aspectos tanto de tipo cognitivo, como procedimental y actitudinal, interrelacionados en la búsqueda de desempeños eficientes en entornos de trabajo asociados a un campo laboral concreto; desde esta perspectiva, la competencia es integral e integradora.

Por otro lado, entendemos que la competencia tiene una vigencia en el tiempo, es dinámica en función de los cambios tecnológicos y científicos que la fundamentan y de las situaciones que la promueven o la potencian, es por ello que una articulación directa con el mundo del trabajo es clave para la identificación y validación de competencias. También se apunta que la competencia debe poder evidenciarse mediante comportamientos observables, suficiencia en conocimientos o desempeño adecuado. 

Hemos podido observar que todas las formas de clasificación de las competencias comprenden al menos dos grandes grupos: las competencias básicas y las competencias específicas, y uno adicional que generalmente recibe el nombre de competencias transversales, pues están presenten en casi todas las profesiones y ocupaciones.